miércoles, 24 de agosto de 2011

MONUMENTOS DESAPARECIDOS: El Convento de San Felipe de la Penitencia y su retablo mayor


El desaparecido retablo mayor del convento vallisoletano de San Felipe de la Penitencia de monjas dominicas, que estuvo situado en el llamado "campillo de San Andrés", es obra del escultor vallisoletano Pedro de la Cuadra, el cual por cierto no vivía demasiado lejos del referido cenobio.


El retablo le fue encargado el 10 de diciembre de 1623 por D. Juan Gallego de Valencia y su cuñada Dª Mariana Salgado, viuda de D. Juan de Sabauza. Tenía una altura de 48 pies (13,74 m.) y 30 pies de ancho (8,40 m.), siendo su traza, cuya arquitectura ensambló Francisco Ruiz, conforme a Vignola. En el pedestal se disponían, en relieve, los cuatro doctores de la iglesia, el Nacimiento de la Virgen y la Visitación; en las hornacinas de las calles laterales, figuras de bulto redondo de Santo Domingo, Santo Tomás, Santo Catalina de Siena y Santa Inés de Montepulciano; en la calle principal la figura del apóstol San Felipe "de siete pies y medio de alto, porque sea superior a las cuatro figuras de los lados que estas han de ser de seis pies y medio de alto". En el ático, junto al Calvario, se disponían dos relieves de la Predicación de San Juan y su Degollación, rematados por dos Virtudes y flanqueados por los escudos de los patronos y en la puerta de la custodia, que ya no existía en 1960, se talló un relieve de S. Juan Bautista con el cordero, colocándose en las dos hornacinas laterales figuras de San Pedro y San Pablo. Su precio se estipuló en 800 ducados, y se dieron tres años al escultor para su realización.

Según se cuenta, el retablo y las esculturas del mismo se vendieron a diversos anticuarios cuando se desmantelo el convento en la década de los 60 del pasado siglo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario