domingo, 18 de junio de 2017

PATRIMONIO DESAPARECIDO: El antiguo retablo mayor de la iglesia de Santiago, obra de los Della Robbia


Según antiguos testimonios la capilla mayor de la iglesia de Santiago de Valladolid debió contar con un magnífico retablo realizado en los reputados talleres florentinos, o más bien toscanos, de los archiconocidos Della Robbia, familia de escultores fundada por Luca della Robbia (1400-1482) que sobresalió por su producción en terracota vidriada policromada. Por desgracia este retablo, al igual que otro de similares características conservado en el Convento de San Francisco, debió de desaparecer, aunque yo prefiero pensar que se encuentra en alguna colección particular, o perdido en alguna parroquia rural. La mayor parte de las fotografías de esta entrada han sido tomadas de http://arteinternacional.blogspot.com.es/2011/11/escultura-del-quatrocento-andrea-della.html

LUCA y ANDREA DELLA ROBBIA. Altar de la Crucifixión con San Juan Bautista y San Agustín (1464-1469). Iglesia de Santa María. Impruneta (Florencia)
ANDREA DELLA ROBBIA. Pentecostés (h. 1500-1505). Chiesa di San Matteo. Memmenano
La iglesia de Santiago, la más antigua de la ciudad, tiene su origen en una humilde ermita dedicada al Santo Cristo del Escobar. El cambio de advocación en favor del apóstol tuvo lugar hacia el año 1360, fechas en las que la ermita se hallaba servida por una cofradía dedicada a Santiago. Fue hacia el año 1400 cuando la ermita se convirtió en iglesia parroquial. Nada subsiste del aquel humilde templo ya que fue totalmente reconstruido. Primeramente, hacia 1490 se reedificó el cuerpo de la iglesia, y, seguidamente, entre 1497-1500 se llevó a cabo la obra de la capilla mayor ya que en el primero de esos años se había derrumbado, al igual que la torre. Se ocupó de su reconstrucción el arquitecto Juan de Arandía, si bien las obras fueron sufragadas por el parroquiano más relevante de dicha iglesia: el rico banquero/mercader don Luis de la Serna, el cual se quedó con el patronato de la capilla mayor para sí y sus herederos, convirtiéndola de esta manera en una especie de panteón familiar.

ANDREA DELLA ROBBIA. La Adoración de los Magos (h. 1500-1510). Victoria and Albert Museum. Londres.
Finalizada la obra de la capilla mayor decidió dotarla de un suntuoso retablo mayor. Al parecer, el retablo fue traído por don Luis de la Serna desde Florencia. Así lo atestiguaba el sacristán de la iglesia en el año 1588 en el transcurso de un pleito entre el templo y el nieto del referido don Luis, llamado de forma homónima: “[he] oído decir públicamente (…) que Luis de la Serna abuelo (…) había hecho traer el dicho retablo a su propia costa de Florencia”. Otro testigo del mismo juicio nos aporta más información acerca de lo valiosísimo que era: “estando en plática con otros en dicha iglesia vio que el dicho Luis de la Serna dijo a los que con él estaban que le costaba más aquel retablo que si fuera de plata lo cual dijo porque los que con él estaban alababan mucho el dicho retablo”.
Son muy esclarecedores otros dos testimonios que nos lo describen y a la vez que nos hablan desde dónde pudo llegar. El padre Fray Matías de Sobremonte, en su Historia inédita del convento de San Francisco de Valladolid (1660), al tratar sobre un retablo similar que presidía la capilla de Nuestra Señora del citado convento refería: “en el sitio principal de ella está una imagen muy hermosa de la madre de Dios sentada con su hijo precioso en los brazos. Imagen silla y un arco de adorno es de barro cocido y vidriado de diferentes colores con tanto primor que parecen de pincel muy bueno”. El otro testimonio, también acerca del retablo franciscano, nos lo aporta el polifacético pintor Diego Valentín Díaz. El que fuera patrono del Colegio de Niñas Huérfanas llegó a afirmar que este retablo procedía de la ciudad toscana de Pisa “y que es del mismo artífice que hizo el retablo del altar mayor de la Parroquial de San Iago que es de la misma materia y labor”.

ANDREA DELLA ROBBIA. Madonna della Cintola (h. 1500). Liebieghays. Frankfurt.
ANDREA DELLA ROBBIA. La Anunciación (1475). Chiusi della Verna.
ANDREA DELLA ROBBIA. La Ascensión (1490). Chiesa maggiore. La Verna.
El nunca bien ponderado historiador local Manuel Canesi, que también llegó a conocerlo, lo describe en su Historia de Valladolid de la siguiente manera: “Luis de la Serna estampó en la capilla mayor y torre sus armas, y trasladó a la nueva de la antigua los bultos de sus progenitores ilustres, y la adornó de un retablo misterioso de ladrillo de azulejos, que entonces se usaba mucho, que llegó hasta nuestros días”.
El costo que tuvo debió ser altísimo. De hecho, García Chico refiere que era una “pieza de tan subidos quilates que a pesar de estar fabricada en material deleznable costó más que si fuera de plata”. Recapitulando, este valiosísimo retablo, realizado en barro cocido y vidriado (mayólica), fue mandado traer desde la Toscana, no sabemos si desde Florencia o Pisa, por don Luis de la Serna. No cabe duda de que quería lo más exquisito para “su” iglesia”. Martín González y Urrea piensan que pudo fabricarse en el taller florentino de Andrea della Robbia (1435-1525).

ANDREA DELLA ROBBIA. Coronación de la Virgen (1474). Chiesa dell´Osservanza. Siena.
ANDREA DELLA ROBBIA. La Crucifixión Alessandri (1480). Santuario della Verna.
ANDREA DELLA ROBBIA. La Madonna della Cintolla (1486). Chiesina di Santa María degli Angeli. La Verna.
¿Qué esculturas conformaban este misterioso retablo? En los inventarios antiguos se le describía como “de Talavera fina, y en el primer cuerpo sobre la custodia del Santísimo está una imagen de Santiago de bulto y en el segundo cuerpo un Santo Cristo con la Virgen y San Juan a los lados también de bulto”. Debido a la fragilidad del material, algunas piezas del retablo fueron repuestas o reparadas en multitud de ocasiones, una de ellas fue llevada a cabo por el escultor vallisoletano Francisco Alonso de los Ríos en 1650: “Diferentes aderezos de cosas de madera y el retablo. Debe la dicha fábrica ocho ducados que pagué a Francisco Alonso escultor del aderezo que hizo en el retablo del altar mayor el año de 1650 de dos cabezas de alabastro que hizo la una para Santiago otra para San Joseph un brazo para el Ángel de la Salutación y otro para un moro y otras piezas que ha hecho en dicho retablo y de limpiarle, pegar dichas piezas y componerlas de que hay carta de pago”.
La referida fragilidad unida al cambio de gusto llevaría a la parroquia a renovar el retablo mayor de la iglesia. La retirada del retablo, si aceptamos el testimonio de Canesi, tuvo lugar en 1698. En dicho año se le apartó “para formar un nuevo retablo en la Capilla mayor que adornarse su magnitud, según la práctica y estilo de hoy; y habiendo conseguido su celoso proyecto a costa de muchos desvelos, quitaron el antiguo que tenía de azulejos el año de 1698, y en su elevado espacio construyeron otro muy primoroso”.

ANDREA DELLA ROBBIA. Madonna y el Niño entre San Cosme y San Damián (1466). Archiconfraternidad de la Misericordia. Florencia.
ANDREA DELLA ROBBIA. Virgen de los Canteros (1475). Museo Nazionale del Bargello. Florencia.
ANDREA DELLA ROBBIA. La Natividad (1479). Santuario della Verna.
El nuevo retablo, realizado por Alonso de Manzano y Juan de Ávila, debió comenzar a construirse en 1698, año en que según Canesi se retiró “el antiguo que tenía de azulejos el año de 1698, y en su elevado espacio construyeron otro muy primoroso”. A pesar de la espectacularidad de este nuevo retablo mayor barroco que forra completamente el ábside es una verdadera lástima no haber conservado aquella joyita traída desde tierras italianas. Una vez más hemos de lamentarnos de una pérdida, aunque hay que sentirse orgullosos del patrimonio del que llegó a gozar esta ciudad, y asimismo esto ha de ayudarnos a concienciarnos para trabajar, cada uno desde sus posibilidades para frenar la pérdida de patrimonio. Llevo un par de días dándole vueltas a esto de la merma patrimonial desde que encontré un detallado inventario del siglo XIX de la iglesia del Salvador y lo comparé con lo que actualmente conserva. Por desgracia no tienen nada que ver… una pena.

ANDREA DELLA ROBBIA. Retablo de la Trinidad (1485-1486). Catedral de Arezzo.
ANDREA DELLA ROBIA. Altar del Sacramento. Chiesa dei Santi Apostoli. Florencia.

BIBLIOGRAFÍA
  • AGAPITO Y REVILLA, Juan: “Valladolid. La capilla mayor de la parroquia de Santiago. I”. En VV.AA.: Boletín de la Sociedad Castellana de Excursiones (1913-1914): Castilla artística e histórica. VI, Grupo Pinciano, Valladolid, 1986.
  • CANESI ACEVEDO, Manuel: Historia de Valladolid (1750), Tomo I, Grupo Pinciano, Valladolid, 1996.
  • GARCÍA CHICO, Esteban: Valladolid: Papeletas de Historia y Arte, Gráficas Andrés Martín, Valladolid, 1958.
  • GONZÁLEZ GARCÍA-VALLADOLID, Casimiro: Valladolid, sus recuerdos y sus grandezas: religión, historia, ciencias, literatura, industria, comercio y política, Tomo I, Imprenta de Juan Rodríguez Hernando, Valladolid, 1900.
  • MARTÍN GONZÁLEZ, Juan José y URREA, Jesús: Catálogo Monumental de la provincia de Valladolid. Tomo XIV. Monumentos religiosos de la ciudad de Valladolid (1ª parte), Institución Cultural Simancas, Valladolid, 1985.
  • URREA, Jesús: “El escultor Francisco Alonso de los Ríos (¿-1660), B.S.A.A., Tomo XXXVIII, 1972, pp. 355-369.
  • URREA, Jesús: La iglesia de Santiago de Valladolid, Parroquia de Santiago, Valladolid, 1977.

viernes, 9 de junio de 2017

MONUMENTOS DESAPARECIDOS: El Sepulcro de Fray Mateo de Burgos en la iglesia de San Andrés


La entrada que presentamos hoy trata sobre una temática que me apasiona, los monumentos desaparecidos, pero en esta ocasión no abordaremos un edificio o una arquitectura como hasta el momento, sino un monumento escultórico. Antes de nada quiero dar las gracias y dedicar esta entrada a mi amiga Eva, gracias a la cual tuve la oportunidad de conocer este monumento tan curioso, del que nunca hasta el momento había oído hablar.
Sin más dilación diremos que el objeto de nuestro estudio es el Monumento funerario de Fray Mateo de Burgos que se levantó en 1620 en la capilla mayor de la iglesia de San Andrés, concretamente en el lado del Evangelio. Cabe señalar, antes de nada, que lo más lógico es que haya desaparecido, pero bien pudiera encontrarse empotrado. Haya desaparecido o no, podemos conocer su aspecto gracias a la traza diseñada por el ensamblador Francisco Velázquez con motivo de su ejecución. Es una suerte que la traza se haya conservado puesto, que aunque fueron muy frecuentes cuando se contrataba un sepulcro, escultura, retablo, etc…, por desgracia no han sobrevivido demasiadas. La traza en cuestión, ejecutada en tinta sepia y aguada en papel, tiene unas medidas de 428 x 280 milímetros y se conserva en el Archivo de la Real Chancillería de Valladolid.

FRANCISCO VELÁZQUEZ. Traza del Sepulcro de Fray Mateo de Burgos (1620)
Fray Mateo de Burgos (ca.1548-1611) fue un religioso franciscano vallisoletano que llegó a desempeñar cargos tan importantes como el de obispo de Sigüenza y Pamplona, Comisario General de la Orden Franciscana en España, confesor de la reina Margarita de Austria y virrey interino de Navarra en ausencia de Juan de Cardona y Requesens. Como ocurriera con otros hijos de pila de la iglesia de San Andrés, caso del también franciscano Fray Manuel de la Vega y Calvo, cuando falleció en 1611 dejó una enorme cantidad de dinero, concretamente 4.500 ducados, para ayuda de las obras que se necesitaran hacer en el templo. Asimismo, con ese caudal se debía afrontar la realización de un sepulcro en el que descasaran sus restos junto con los de sus padres.
Tres años después ante la negligencia de los testamentarios de Fray Mateo, Doña María de Rivera y Burgos, pariente del obispo reclamaría la ejecución del sepulcro por vía judicial, sentenciándose definitivamente en su favor en 1619, y librándose carta ejecutoria de dicha sentencia el 27 de febrero de 1619. Inmediatamente inicia nuevo pleito exigiendo el cumplimiento de la carta ejecutoria. La situación obliga a los testamentarios del obispo a encargar la traza y condiciones de la obra, encomendándose a Diego de Hermosilla, cantero y vecino de Villalpando. Las obras se pregonan rematándose en 1.650 reales en Diego de Hermosillas y Bartolomé Barreda. Pero la traza no debió satisfacer a doña María Rivera ni al párroco y feligreses de San Andrés “porque la piedra y la forma de ella es indigna de la materia de que se trata y el cura y parroquianos no la admitirán ni admiten en la dicha iglesia que esto con mucha razón se ve indecencia y deslucimiento”, obligando a paralizar las obras, y encomendando doña María la ejecución de una nueva traza a Francisco Velázquez, que sería la que finalmente se haría.

Francisco (1578-1628) fue el miembro más prestigioso y fecundo de la saga de ensambladores “Velázquez”, la cual comenzó con Cristóbal Velázquez (ca.1550-1616), continuó con sus hijos Francisco, Cristóbal y Juan, y finalizó con Francisco Velázquez, hijo de Juan, autor del retablo mayor del convento de Jesús y María de Valladolid, retablo con el que el barroco ornamental aterrizó en Valladolid procedente de la Villa y Corte. Asimismo, dos de las hijas de Cristóbal, María y Magdalena casaron con algunos de los más reputados artistas vallisoletanos del momento: el pintor y policromador Marcelo Martínez, y el escultor Francisco Rincón.
Francisco Velázquez y su mujer Ana de Quintanilla, como principales, y el maestro de obras Felipe de Ribera, como fiador, se concertaron el 26 de febrero de 1620 para que el ensamblador realizara “el arco, nicho y bultos que se han de hacer en la capilla mayor de la iglesia parroquial de San Andrés de esta dicha ciudad por la buena memoria del señor don Fray Mateo de Burgos obispo y señor que fue de Sigüenza en diez y ocho mil reales con veinte ducados de prometido conforme a la traza condiciones y postura por mí hecha como consta de la dicha postura, condiciones y remate”. Con toda probabilidad, Velázquez sería el encargado de realizar la traza mientras que de su materialización se ocuparían él mismo, o quizás el citado maestro de obras Felipe de Ribera, su fiador en el contrato, y Pedro de la Cuadra. Es decir, Velázquez se encargaría de la parte arquitectónica, y el escultor Pedro de la Cuadra (ca.1572-1629), que aparece como testigo del contrato, de la escultórica. Casualidades, o no, ambos maestros, Velázquez y Cuadra, eran parroquianos de este templo, por lo cual el contacto con sus diversos párrocos y feligresía era diario. Tenemos noticia de que ambos trabajaron en otras ocasiones para la iglesia de San Andrés: así, sabemos que Francisco Velázquez llegó a ser mayordomo de fábrica de la iglesia, y que Pedro de la Cuadra esculpió la imagen titular de San Andrés, actualmente cobijada en el nicho principal del retablo mayor fabricado entre 1740-1742 por Pedro Correas.

PEDRO DE LA CUADRA. San Andrés
Además de la traza, nos podemos hacer una idea de cómo era el monumento gracias a las condiciones con las cuales se debía de construir, las cuales fueron transcritas hace bastantes décadas por el historiador y erudito Esteban García Chico:
Condiciones con las cuales se ha de hacer el nicho y entierro que su señoría el señor don Fray Mateo de Burgos que sea gloria mandó hacer en la capilla mayor de la parroquial de San Andrés de esta ciudad de Valladolid son las siguientes:
Es condición que se ha de hacer conforme una traza que para el dicho efecto está hecha y firmada de Francisco Velázquez de orden dórica.
Y es condición que se ha de sacar un cimiento en el lado del Evangelio a todo el ancho de la obra que son diez y seis pies y más a cada lado un pie de zapata y de grueso todo lo necesario dejando un pie de zapata de los vivos afuera y este cimiento se ahondar todo lo necesario hasta topar tierra firme. Y encima de dicho cimiento se ha de asentar un zócalo de piedra de Campaspero que tenga un pie de alto bien labrado y escodado.
Es condición que encima de este zócalo se ha de hacer un pedestal que tenga de alto cinco pies refajado y resaltado como está en la traza y en el claro que va debajo de las figuras se declara que ha de llevar una pizarra que tenga de largo siete pies y medio y dos pies y cuatro de alto que es lo que está esfondado en el dicho pedestal y en esta pizarra se han de escribir de buena letra las letras que el epitafio dieren por parte de la señora doña María de Ribera.
Es condición que detrás de esta pizarra en todo lo que hay de una jamba a otra se ha de hacer un arco de ladrillo escarzado con todo el hondo que tuviere el nicho que será cuatro pies desde el vivo de la jamba y la pizarra se ha de hacer de suerte que entre en un rebajo para que fácilmente se quite y ponga para meter los huesos cuando fueren necesario.
Es condición que encima de este pedestal se levantarán cuatro columnas que tengan de alto con su basa y capitel doce pies estriadas de arriba abajo y han de ser arrimadas robando el tercio del grueso que les cabe desde el muro afuera y han de atarlo collarinos y el tondino de la basa y en el medio se hará un arco con sus jambas conforme está en la dicha traza que tenga de ancho de una jamba a otra siete pies y medio y de hondo cuatro y se declara que tenga de grueso y lecho un pie de ancho.
Es condición que en este arco se han de hacer dos bultos de alabastro con sus sitiales y almohadas en que estén de rodillas que tengan de alto cinco pies y medio con las almohadas y se han de hacer conforme a los retratos que para ello enseñaren.
Y es condición que se le ha de hacer un cornisamento de orden dórico conforme está en la traza con su frontispicio y remates y en el medio un escudo con las armas que pidieren todo ella muy bien labrado y ejecutado dado a cada cosa las medidas necesarias con las trabazones para ello conveniente.
Y es condición que toda esta obra ha de ser de piedra de Navales excepto el plinto bajero y los bultos como está dicho y para hacer esta obra se ha de romper la pared de la dicha iglesia haciendo un arco de ladrillo con sus pilares que reciba toda la pared asegurándola de suerte que no venga daño ninguno al edificio de la dicha iglesia.
Y es condición que el maestro que de esta obra se encargare la ha de hacer y asentar en la parte que está dicha sin que para ello se le dé cosa ninguna más de lo en que fuere concertado que es su labor en la forma que está dicha treinta mil reales y para ello dará fianzas a contento”.
El nicho sepulcral respondía a los modelos clasicistas imperantes en aquellos momentos; así, podemos recordar en Palencia dos ejemplos similares: el monumento sepulcral de don Jerónimo de Reinoso y don Martín Alonso de Salinas conservado en la catedral palentina, obra de Juan de Rozadilla; y el sepulcro de los Marqueses de Poza en el convento de San Pablo, ejecutado por Cristóbal y Francisco Velázquez y el escultor Antonio de Riera. Así, sobre un elevado basamento pétreo se elevaba el monumento funerario propiamente dicho, el cual constaba, como si fuera un retablo, de banco, cuerpo y ático. Sobre el banco o pedestal, en donde se dispondría un hueco en el que estarían depositadas las cenizas del obispo, se abriría un gran arcosolio rematado en medio punto flanqueado a ambos lados por pares de columnas dóricas, o más bien semicolumnas, las cuales sostendrían un friso muy clásico en el que podemos ver en la traza triglifos y metopas, y remataría todo en un frontón curvo y partido en cuyo centro aparecería el escudo del mencionado obispo, rematándose en los lados por las dobles bolas herrerianas.

JUAN DE ROZADILLA (atrib.). Sepulcro de don Jerónimo de Reinoso y don Martín Alonso de Salinas. Catedral. Palencia
FRANCISCO Y CRISTÓBAL VELÁZQUEZ Y JUAN RIERA. Sepulcro de los Marqueses de Poza. Convento de San Pablo. Palencia
El arcosolio propiamente dicho estaría ocupado por las figuras orantes de los padres del fundador. Estas esculturas, realizadas en alabastro, reposarían, según la moda de la época, sobre cojines con borlas en las esquinas. El padre iría ataviado como un caballero, con calzas, gorguera y espada al ciento; mientras que su madre sería una noble dama, con amplio vestido y gorguera. Ambos tendrían las manos en posición orante, y frente a ellos se dispondrían una mesa con un libro abierto. Como ya dijimos, ambas esculturas serían realizadas por Pedro de la Cuadra. Aunque mediocre, el escultor vallisoletano sobresalió por saber tallar el alabastro, y más concretamente por su especialización en este tipo de monumentos funerarios. Así, le tenemos documentadas las siguientes esculturas orantes:
  • Bultos orantes de Simón Ruiz y sus dos mujeres doña Mariana de Paz Miranda y doña María de Montalvo (1597). Hospital de Simón Ruiz. Medina del Campo.
  • Esculturas orantes de Hernando de Rivadeneira y su mujer ¿ca. 1601?. Convento de San Agustín. Valladolid.
  • Bultos funerarios de Antonio Cabeza de Vaca y María de Castro (1607). Convento de Santa Catalina. Valladolid.
  • Grupo sepulcral de Fabio Nelli de Espinosa, su esposa y su hermano el canónigo Claudio Nelli (1608). Capilla de la Anunciación. Convento de San Agustín. Valladolid.
  • Sepulcro de don Fernando de Padilla (1616). Colegio de la Compañía de Jesús. Soria.
PEDRO DE LA CUADRA. Bultos orantes de Simón Ruizs y sus esposas doña Mariana de Paz y doña María de Montalvo (1597). Hospital de Simón Ruiz. Medina del Campo
PEDRO DE LA CUADRA. Bulto funerario de don Antonio Cabeza de Vaca (1607). Convento de Santa Catalina. Valladolid
PEDRO DE LA CUADRA. Bulto funerario de doña María de Castro (1607). Convento de Santa Catalina. Valladolid
Supuestamente, este monumento desaparecería en 1742, año en el que el ensamblador Pedro Correas acabaría de construir el nuevo y monumental retablo mayor del templo, el cual se vio completado con una serie de pinturas murales a ambos lados, que no eran sino un trampantojo en el que el retablo se veía ampliado ilusoriamente. Antes de la llegada de este nuevo retablo, el presbiterio del templo se hallaba compuesto por tres retablos: los colaterales de pintura y el central, comprado en 1615-1618 al Convento de San Pablo, y que sería el que en el siglo XV realizó Simón de Colonia. A pesar de lo dicho, pienso que puede conservarse el monumento, ya sea entero o en parte, dado que en el lugar en el que fue realizado se observa una especie de gran tapa, que sería realizada en la época del nuevo retablo mayor ya que está recubierto por las mismas pinturas murales. Es decir, es probable que el monumento se encuentre empotrado en el propio muro del presbiterio.


BIBLIOGRAFÍA
  • FERNÁNDEZ DEL HOYO, María Antonia: “Ensambladores del círculo de Gregorio Fernández: los Velázquez y Beya”, Boletín de la Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción, Nº 44, 2009, pp. 60.
  • FERNÁNDEZ DEL HOYO, María Antonia: “La compañía, Gregorio Fernández y los Condes de Fuensaldaña”, Boletín del Seminario de Arte y Arqueología (en adelante B.S.A.A.), Tomo 48, 1982, pp. 420-429.
  • FERNÁNDEZ DEL HOYO, María Antonia: “Oficiales del taller de Gregorio Fernández y ensambladores que trabajaron con él”, B.S.A.A., Tomo 49, 1983, pp. 347-374.
  • FERRERO MAESO, Concepción: Francisco de Praves (1586-1637), Junta de Castilla y León, Valladolid, 1995.
  • GARCÍA CHICO, Esteban: Documentos para el estudio del arte en Castilla. 2, Escultores, Universidad de Valladolid, Valladolid, 1941, pp. 244-246.
  • GARCÍA CHICO, Esteban: Pedro de la Cuadra, Escuela de Artes y Oficios Artísticos, Valladolid, 1960.
  • MARTÍN GONZÁLEZ, Juan José y URREA, Jesús: Catálogo Monumental de la provincia de Valladolid. Tomo XIV. Monumentos religiosos de la ciudad de Valladolid (1ª parte), Institución Cultural Simancas, Valladolid, 1985.
  • MARTÍN GONZÁLEZ, Juan José: “Atribuciones al escultor Pedro de la Cuadra”, B.S.A.A., Tomo 30, 1964, pp. 291-292.
  • MARTÍN GONZÁLEZ, Juan José: El escultor Gregorio Fernández, Ministerio de Cultura, Madrid, 1980.
  • MARTÍN GONZÁLEZ, Juan José: Escultura barroca castellana, Fundación Lázaro Galdiano, Madrid, 1959.
  • RIVERA, Javier: Tesoros de la Real Chancillería de Valladolid: planos y dibujos de arquitectura: catálogo, Ministerio de Cultura, Madrid, 1988, p. 113.
  • URREA, Jesús: “Escultores coetáneos y discípulos de Gregorio Fernández en Valladolid I”, B.S.A.A., Tomo L, 1984, pp. 349-370.
  • URREA, Jesús: “Escultores coetáneos y discípulos de Gregorio Fernández en Valladolid II”, B.S.A.A., Tomo LVIII, 1992, pp. 393-402
  • URREA, Jesús: La iglesia parroquial de San Andrés, Caja de Ahorros Popular de Valladolid, Valladolid, 1974.