miércoles, 12 de septiembre de 2018

EL PINTOR Y DECORADOR SALVADOR SEIJAS GARNACHO (1837-1913)

Salvador Seijas Garnacho es uno de los muchos estimables pintores con los que contó Valladolid durante la segunda mitad del siglo XIX y comienzos del XX. Popularmente conocido por las pinturas murales que decoran el techo del Pasaje Gutiérrez su obra conocida, no muy extensa por desgracia, también cuenta con lienzos e incluso con caricaturas.
Salvador Seijas hacia 1906
De su biografía tampoco son demasiadas las noticias que tenemos. Nacido en Fuentes de Nava (Palencia) en 1837, siendo hijo de Eustaquio Seijas y Romualda Garnacho, se trasladó muy joven a Valladolid donde llegaría a ser uno de los pintores de mayor prestigio, especialmente en el campo de la pintura decorativa. Entró a estudiar en la Escuela de Bellas Artes, en donde fue discípulo de Agapito López San Román, y en la que llegó a ser profesor de dibujo, primero interinamente, ocupando en 1878 la plaza del escultor Pablo Santos de Berasategui, en 1900 fue nombrado ayudante meritorio, y en 1911 profesor de Entrada. El 20 de enero de 1865 contrajo matrimonio en la iglesia de Nuestra Señora de la Antigua con María Rosa Aparicio, con la que tuvo, al menos dos hijos: Eustaquio Pascual (1867), Eustaquio Enrique Francisco (1869), ambos bautizados en la iglesia de San Miguel. Posteriormente, el 30 de octubre de 1879 casó en la iglesia de San Martín en segundas nupcias con Modesta Díaz, con la que procreó a Telesforo Antonio (1882), bautizado en la iglesia del Salvador. Señala Brasas Egido que “a pesar de sus cualidades, su dedicación a la docencia limitó sus posibilidades en el campo de la creación, pues como afirmaba Ortega y Rubio "no se cuidaba de los trabajos de importancia, y sólo atendía a enseñar a sus numerosos discípulos", en su academia de dibujo situada en el número catorce de la calle de Malcocinado”. Como hijo de su tiempo, acudió, aunque con escasa fortuna, a las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes. Así, en 1871 presentó Fantasía de Dante, y en la de 1878 las pinturas tituladas La celda del prior, Florero, La madre y Cristo muerto. También compareció a la Exposición Pública de Valladolid de 1871, presentando un lienzo titulado La conversión de San Pablo. En 1912 quedó casi paralítico e imposibilitado para el cultivo del arte, falleciendo el 2 de enero de 1913.
La Agricultura (1886). Pasaje Gutiérrez
Apolo y las Bellas Artes (1886). Pasaje Gutiérrez
La Primavera (1886). Pasaje Gutiérrez
La Industria (1886). Pasaje Gutiérrez
El Comercio (1886). Pasaje Gutiérrez
Su fama en la ciudad se la ganó como decorador de techos. Así, en 1876 realizó unos vistosos transparentes en uno de los salones de la antigua Academia de Caballería, y las decoraciones del Café Imperial (1877), del Pasaje Gutiérrez (1886) y las del Círculo de la Victoria (1887). Para el primero, que fue considerado como la más elegante galería comercial de la ciudad, pintó cinco hermosas composiciones al fresco que representan las alegorías del Comercio, la Industria, la Primavera, la Agricultura, y Apolo y las Bellas Artes. Por su parte, el desaparecido portal del Círculo de la Victoria se adornaba con una serie de lienzos que representan escenas del Quijote. En una colección particular vallisoletana se conserva un boceto de otra de estas decoraciones, seguramente de un techo, en la que se representa una Alegoría de las Bellas Artes. Piensa Urrea que tal vez fue pensado como proyecto para el techo del palacio municipal de Valladolid (1907) o bien para el techo del Círculo de Recreo (1901). Quizás también sea obra de Seijas una pintura conservada en el techo del portal Nº 3 de la calle de la Pasión que representa a Apolo en una composición muy semejante a la del Pasaje Gutiérrez. Si tenéis foto de este último os la agradecería, así como si conocéis alguna otra pintura de las que seguro existente en los numerosos portales novecentistas de Valladolid.
Boceto de la Alegoría de las Bellas Artes
Retrato de Miguel Ángel en el Boceto de la Alegoría de las Bellas Artes
Retrato de Rafael en el Boceto de la Alegoría de las Bellas Artes
Seijas cultivó otros géneros, como la pintura religiosa, la caricatura y el retrato. De pintura religiosa podemos señalar La Aparición de la Virgen a San Antonio de Padua que se conserva en el Monasterio de San Benito, un lienzo de tamaño colosal representado a la Inmaculada Concepción que pintó para la capilla del Convento de María de las Madres Cristianas, o el retrato de San Agustín que ejecutó para el Convento de los Agustinos Filipinos, institución para la que también pintó el Escudo de Armas de la Orden, y una Alegoría de la conquista de las Filipinas. En cuanto al retrato contamos con el de Don Acisclo Piña, conservado en el Asilo de Nuestra Señora de las Mercedes de Carrión de los Condes (Palencia), que fundara este mismo. Finalmente, debió ser un hábil caricaturista, colaborando en ocasiones en el periódico satírico Mefistófeles y en el semanario La Mar Azul.
 
Grabado de su cuadro "Covadonga"
Retrato de Acisclo Piña. Asilo de Nuestra Señora de las Mercedes. Carrión de los Condes (Palencia)
San Antonio de Padua. Monasterio de San Benito. Valladolid
En la Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción de Valladolid se conserva un dibujo a carbón titulado Friso de Apolo y Dafne (1893), que era una copia del relieve en “estilo de renacimiento italiano”, firmado y fechado en 1892, donado a la Escuela por el escultor y profesor Ángel Díaz y Sánchez, aceptado por ésta el 24 de enero de 1893.
Friso de Apolo y Dafne (1893). Real Academia de BB.AA. de la Purísima Concepción. Valladolid

BIBLIOGRAFÍA
  • ANÓNIMO, Catálogo de la Exposición de Bellas Artes de 1878, Tipografía Estereotipia Perojo, Madrid, 1878.
  • BRASAS EGIDO, José Carlos: La pintura del siglo XIX en Valladolid, Institución Cultural Simancas, Valladolid, 1982.
  • ORTEGA DEL RÍO, José Miguel: El siglo en que cambió la ciudad. Noticias artísticas de la prensa vallisoletana del XIX, Ayuntamiento de Valladolid, Valladolid, 2000.
  • OSSORIO Y BERNARD, Manuel: Galería biográfica de artistas españoles del siglo XIX, Madrid, 1883-1884.