domingo, 5 de agosto de 2012

COFRADÍA DE NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO: el Santo Cristo de la Agonía. La obra maestra del escultor Juan Antonio de la Peña


En 10 de febrero de 1684 la Cofradía de N. P. Jesús Nazareno encomienda la realización de un Cristo Crucificado al escultor Juan Antonio de la Peña, el cual será Alcalde de la cofradía. La exigencia es que fuera un “… Santo christo de bulto al espirar, desnudo, de dos varas y cuatro dedos de alto, para que sirva en la procesión que a de zelebrar la cofradía de Jhesus Naçareno el biernes santo que viene d´este año…”. El escultor percibió por su realización 900 reales de vellón.


El escultor se inspiró para su realización en el modelo fernandino que hoy podemos contemplar en el paso “Sed Tengo” (antiguamente llamado “Paso Grande”, y cuyo crucifijo es el que vendría a sustituir el Cristo de la Agonía) –la desamortización y el Museo reunió a las antiguas tallas que componían la escena hasta el pleito con los agustinos-.  Según pedía el concierto, está representado vivo, “al espinar”, motivo que le confiere mayor mérito a la imagen, puesto casi todos los Crucifijos de Castilla están muertos-. La corona metálica muestra el arraigo de este elemento postizo, preconizado por Fernandez.

Crucificado original del paso "Sed Tengo"
La imagen es de tamaño natural (1,83 m.), destacando en ella su magnífica cabeza. El Crucificado sigue el tipo de los Cristos de Gregorio Fernandez, y en nada desmerece a la obra del genio gallego. A diferencia de Fernández, Juan Antonio de la Peña realiza un moldeado del cuerpo más torneado y liso. Cuerpo ligero, sin duda demasiado plano y escurrido. El paño presenta unos pliegues blandos, aunque conserva alguna angulosidad del tipo de percusión. Es de porte elegantísimo, de talla elegante, con anatomía simplificada. Tiene ojos de cristal y está encarnado en mate. Según pedía el concierto, está representado vivo, “al espinar”. El rostro está admirablemente esculpido; expresa dolor resignado y profundo. Tiene ojos de cristal y está encarnado en mate.


En la actualidad se conserva en un  retablo neoclásico, de capiteles jónicos, del lado de la epístola de la iglesia de Jesús Nazareno, el cual ha sido restaurado recientemente.


Aunque en la actualidad participa en solitario en las procesiones de la cofradía, acompañó durante unos años a la Dolorosa de la Vera Cruz en una escena que se titulaba “María al pie de la Cruz”, siguiendo lo que habían establecidos distintos grabados en los siglos XVIII y XIX.


Para finalizar pongo un fragmento del contrato realizado entre la cofradía y el escultor para la realización del crucificado: “Santo christo de bulto al espirar, desnudo, de dos varas y cuatro dedos de alto, para que sirva en la procesión que a de zelebrar la cofradía de Jhesus Naçareno el biernes santo que viene d´este año y el peñasco donde se ha de fijar, y le he de dar puesto y asentado en el tablero que se ha de hacer entregándome los tornillos y lo demás que fuere necesario… dándome cada semana ciento cinquenta reales de vellón comenzando la primera semana que entrare desde oy dia de la fecha (10 de febrero de 1684) y a ello me obligo en forma…”.

1 comentario:

  1. fotos del maestro juan antonio arguelles quien las tenga me gustaria verlas

    ResponderEliminar