miércoles, 24 de octubre de 2012

ARTISTAS VALLISOLETANOS ACTUALES: EL ESCULTOR EDUARDO CUADRADO I: Exposición "Náufragos" en la Facultad de Filosofía y Letras de Valladolid


En el hall principal de la facultad de Filosofía y Letras se desarrolla desde finales del mes de septiembre una exposición, dedicada al escultor vallisoletano Eduardo Cuadrado, con motivo del inicio de la nueva temporada de la actividad cultural llamada “Los Jueves de Letras”. No es la primera exposición organizada por “Los Jueves”, recordad si no la dedicada a la escultora Belén González a principios de este mismo año. He decidido dedicarle una entrada en el blog no solo porque la exposición se desarrolle en la facultad en la que estudio, sino también porque Eduardo Cuadrado es uno de mis escultores contemporáneos preferidos.

Eduardo Cuadrado se formó como artista en centros privados y en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Valladolid. Dedica su trabajo creativo casi con exclusividad –también ocasionalmente ha practicado la pintura, la fotografía y la producción multimedia– a la práctica de una escultura en la que predomina el uso del metal, la fibra de vidrio, el poliéster y el plástico. Actualmente es uno de los artistas más significativos de Castilla y León, habiendo ganado en 1997 la Medalla de Oro, Trofeo Internacional Lorenzo el Magnífico, en la I Bienal Internacional de Florencia.
Su carrera como escultor comenzó con una serie de formas abstractas geométricas realizadas en metal y materiales sintéticos. Desde 1980, año de su primera exposición Al otro lado de las ventanas, celebrada en la Caja de Ahorros Provincial de Valladolid, inicia un giro progresivo hacia lo figurativo y conceptual mediante la creación de un universo personal poblado de seres y objetos –ventanas– que en su carácter tenebroso y desechable, al modo del Dadá, sugieren e introducen al espectador en una atmósfera onírica y opresiva, misteriosa y a la par miserable. El primer paso hacia lo conceptual lo constituyeron sus muñecas, entre portadores de misterio, ansiedad, temores y sueños, o sus ventanas, abiertas unas veces a una eternidad negra, y repletas otras de objetos de desecho al modo de dadá.
Su obra evolucionó en una línea de expresionismo simbólico que parece inspirarse en los resultados de una catástrofe nuclear. Son figuras oscuras, torturadas, de ásperas texturas que portan objetos cotidianos deteriorados por un largo uso, transmiten un sentido positivo desde el punto de vista ético y sentimental o desde el propio compromiso social y sentimental o desde el propio compromiso social de su autor. Se trata de despojos de una civilización concebidos en una clave romántica que hunde sus raíces en los terrores del gótico europeo, más allá de los seres miserables retratados del barroco y del expresionismo de las primeras vanguardias. Estas esculturas poseen un grado límite de terribilidad, que en algunas ocasiones se han podido clasificar como de arte pop, arte pobre, o también de nuevo realismo. Con todo ello podría haber numerosas concomitancias, pero también grandes diferencias. Estas piezas asimismo tienen ciertas similitudes con los personajes de pesadilla de la escultora alemana Germaine Richier, y en alguna menor medida con las realizadas por el estadounidense George Segal.
Germaine Richier. Storm Man (1947)
George Segal. The Holocaust (1982)
La constante temática en su obra es el ser humano, pero en el grado extremo de pobreza, decadencia física y soledad. Ahora bien, este escultor parece preocuparse aún más de la corteza externa que del hombre en sí. Estos parlantes y expresivos atuendos, mugrientos y ásperos, enciscados de pavesas y telas de araña, son también verdaderos protagonistas.

Las piezas de la exposición se engloban dentro del periodo expresionista abstracto, mostrándonos a lo largo del hall principal de la facultad unos seres partidos oxidados, negruzcos como por humo rancio de hogares que malcalentaron en tiempos a un cuarto mundo rural. Anteriormente algunas de estas piezas, y otras más, formaron parte de otras exposiciones, como fue la titulada Homo y Espantajo en la Sala de Exposiciones del Palacio de Pimentel (1994), o Náufragos en la Estación del Norte de Valladolid (1997).

BIBLIOGRAFÍA
  • GARCÍA VEGA, Blanca: ... Personajes / Eduardo Cuadrado, Diputación de Valladolid, Valladolid, 1999.
  • LÓPEZ ANTUÑANO, José Gabriel (coord.): Valladolid, arte y cultura: Guía cultural de Valladolid y su provincia. Libro II, Diputación de Valladolid, Valladolid, 1998.
  • ORTEGA COCA, Teresa: Valladolid escultura: (altres conceptes), setembre 1997, Palau Marc, Generalitat de Catalunya, Barcelona, 1997.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada