lunes, 16 de abril de 2012

SEMANA SANTA EN VALLADOLID: Dos "pasos" rechazados. El Lavatorio y Nuestra Señora del Desconsuelo


Hoy hablaremos de dos pasos procesionales que en las últimas décadas se intentaron procesionar en la Semana Santa de Valladolid. Sin embargo, su escasa calidad, si la comparamos con el resto de imágenes que procesionan en la ciudad en Valladolid, impidió su salida. Bien es cierto que el primer conjunto sobre el que hablaremos (El Lavatorio) desfiló, si bien solo una sola vez y con la negativa del Arzobispado. Que yo sepa en los últimos años no ha habido ningún paso al que se le haya prohibido desfilar, si exceptuamos la Oración en el Huerto que Miguel Ángel Tapia talló, y años después reformó, para la Cofradía Penitencial de la Oración del Huerto y San Pascual Bailón, la cual en un primer momento no obtuvo el permiso para desfilar (desconozco los motivos), si bien a partir del año 2012 se le permitió formar pate de la Procesión de Nuestra Señora de la Amargura, realizada en la tarde del Jueves Santo. A pesar de que este paso no alcanza ni de lejos las cotas de calidad que posee su homónimo, realizado hacia 1629 por Andrés de Solanes para la Cofradía Penitencial de la Santa Vera Cruz, pienso que se trata de un grupo escultórico más que digno, sobre todo después de la magnífica reforma que hizo el escultor en el rostro del Cristo y en el cuerpo del Ángel Sinceramente creo que es una buena incorporación, y que además habla muy bien de la evolución que está teniendo su escultor

Oración del Huerto (antes de la reforma)
Oración del Huerto (después de la reforma)
Rostro del Cristo (antes de la reforma)
Rostro del Cristo (después de la reforma)
Volviendo al tema que nos ocupa, dos serán los pasos sobre los que se hablará: El Lavatorio y la Nuestra Señora del Desconsuelo.


EL LAVATORIO
En 1989 la Cofradía de la Sagrada Cena dispuso de un tercer paso: El lavatorio de los pies, obra del escultor y restaurador Mariano Nieto Pérez. El paso desfiló por primera y última vez en la Procesión de la Sagrada Cena del año 1990, celebrada en la tarde del Jueves Santo, a pesar de no contar aún con la bendición del Arzobispo. Finalmente, el grupo escultórico fue rechazado debido a su baja calidad artística dado que desentonaba del resto de pasos. El paso fue finalmente cedido por la Diputación Provincial de Valladolid a la Junta Local de Semana Santa de Medina del Campo para que desfilara en la profesión general del Viernes Santo, siendo su primera salida en el año 1995. La cofradía encargada de hacerlo desde entonces es la de la Oración del Huerto. Durante el resto del año el paso se guarda en el locutorio del Convento de Santa María Magdalena de Medina del Campo.
El paso se compone de cuatro figuras: Cristo, San Pedro, San Juan y San Andrés. La escena se encuentra centralizada por la imagen de Cristo, escenifica el pasaje evangélico en que Pedro se niega a ser lavado por el Maestro, en compañía de otros dos apóstoles (Jn. 13, 4-10).


Está realizado en madera de pino ahuecado y policromado con temple al huevo. Alcanza unas dimensiones entre 1,80 y 1,85 m. de altura por imagen, superior al tamaño natural, y compositivamente proyecta un esquema en X, con el juego de diagonales que se entrecruzan en la imagen de Cristo, en actitud humillante ante Pedro. Las figuras resueltas en facetados planos, denotan una acusada expresividad en sus contorneadas actitudes al ser dotadas de la necesaria teatralidad escénica, implícita al tradicional canon barroco de ascendencia castellana. Jesús limpia los pies a Pedro en mutuo intercambio de miradas, mientras Juan, con afecto, se incorpora a la acción y anima al resto de discípulos -en forzada compostura- que, en este caso, son los espectadores. En el extremo opuesto, Andrés sorprendido por el ejemplo del Maestro, dirige su mano a Pedro conminándole a obedecer el gesto iniciado por Jesús.
La composición goza de la adecuada visualización multióptica, prioriza el eje principal enmarcado por la efigie de Cristo y la interrelación figurativa del resto, insertado en un complicado esquema armónico.



NUESTRA SEÑORA DEL DESCONSUELO
En 1979 la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Atado a la Columna decidió encargar al escultor Ángel Trapote la escultura de Nuestra Señora del Desconsuelo, la cual finalmente tampoco pudo desfilar. La imagen en la actualidad se encuentra en la iglesia de San Miguel y San Julián, ocupa la hornacina principal de un retablo rococó situado en el crucero, en el lado de la epístola.
La escultura nos presenta a la Virgen de pie, ilustrando lo sentimientos de la madre ante la flagelación de su hijo. La composición y la talla recuerdan a la escuela castellana clásica. Se trata de una muy buena talla, aunque el colorido, excesivamente oscuro, y la planitud de la misma le resta bastante "encanto", el cual volvería a recuperar seguramente tras una restauración.


BIBLIOGRAFÍA
  • ARIAS MARTÍNEZ, Manuel: Semana Santa en Medina del Campo: historia y obras artísticas, Junta de Semana Santa de Medina del Campo, Medina del Campo, 1996.
  • BURRIEZA SÁNCHEZ, Javier: Cinco siglos de cofradías y procesiones: historia de la Semana Santa de Valladolid, Ayuntamiento de Valladolid, Valladolid, 2004.

5 comentarios:

  1. La calidad de estas obras tampoco difiere mucho de las obras de algún que otro escultor murciano, y las obras de éste nos las tenemos que tragar en la calle dejando grandes obras en el Museo para sacar el adefesio ése morado el martes Santo o la rosquilla de palo. Para algunos "devotos" lo importante es sacar algo a hombros.

    ResponderEliminar
  2. A mi las obras del "escultor murciano" (Despojado, Amargura y Humildad) sin llegar a volverme loco me parecen bastante superiores a estas dos, incluso también la del "adefesio morado" (que yo no calificaría como tal), la cual para mi gusto es la mejor escultura de las cuatro. Lo único que no me gusta nada de estas cuatro obras sería la policromía que no se adecúa nada al estilo castellano, sobre todo la del Camino del Calvario, que es un morado exageradamente fuerte.
    En lo del Museo tienes toda la razón, incluso si hubieran querido algún otro Camino de Calvario podían haber intentado sacar cierta escultura del Carmen Extramuros, pero bueno así lo ha querido la cofradía, y se lo han permitido, asiq no se puede hacer nada.

    ResponderEliminar
  3. A algunos insignes cofradillos de Valladolid, les parece adefesio todo lo que no sea que ellos y sus mas que mediocres imágenes, que no por ser del siglo XVIII han de ser buenas, se queden en casa y pierdan el protagonismo que otras ganan a través de la aceptación popular.
    El adefesio del martes santo, ese morado, que se llama Cristo camino del Calvario, es bastante mejor obra que algún otro dieciochesco o decimoseptimesco que sale a la calle.

    El problema es que otros hacen las cosas y los demás rechinan los dientes de envidia cochina porque el que tiene el culo arrendado, no puede defecar a gusto.
    A buen entendedor….

    ResponderEliminar
  4. Pues he de decirles que el "amigo" Ángel Trapote debía ser un "cara dura" de consideración. Esa imagen del Desconsuelo NO fue encargada por la Cofradía citada en 1979... se ve que el señor escultor intentó colársela... He aquí la verdadera historia: En 1969, sí.. diez años antes, la Cofradía de la Virgen de la Soledad de Logroño, le encargó al señor Trapote una escultura ¡para vestir! de la Soledad. Y el señor Trapote entregó esa imagen... Por supuesto, era imposible "vestirla" sin que quedara un adefesio, además de que el humor popular pronto bautizó a la imagen como "la del bocio"... 100.000 pesetas de aquel entonces cobró este señor en un primer pago a cuenta. La imagen procesionó en Logroño en la Semana Santa de 1970, por una sola vez en su historia (hay fotos, desde luego).
    Aquí podéis ver una foto de aquel año, de la escultura que se entregó: http://cofradiavirgendelasoledad.com/wp-content/gallery/imagenes/image11.jpeg

    Y esta es una foto, escaneada del periódico La Rioja, en la que se ve la bendición de dicha imagen en la catedral de La Redonda, con el alcalde de la ciudad (don Víctor Lerma) al fondo: http://cofradiavirgendelasoledad.com/wp-content/gallery/imagenes/image12.png

    La Cofradía de la Soledad devolvió la escultura a Valladolid con el compromiso del señor Trapote de "arreglarla"... pero al cabo del tiempo, al señor Trapote le dió un "ataque de artista" y dijo que así era la imagen y así se quedaba. Y se quedó con la escultura.. y desde luego jamás devolvió las 100.000 pesetas cobradas. Lo que se sabía en Logroño es que regaló la escultura (que no era suya desde luego) a unas monjas o similar... En el debe de la Cofradía quedará el porqué no se le demandó a este señor que devolviera el dinero cobrado... pero en fin.
    Con gran sorpresa hemos descubierto a través de esta web que el susodicho "artista" intentó colocarle la misma escultura a otra Cofradía de Valladolid... que parece que tampoco tragó.
    Lo dicho... todo un "artista".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contesto para subsanar una sarta de mentiras e injurias leídas en esta página y para desagraviar al prestigioso artista , escultor vallisoletano , Ángel Trapote Mateo , director y profesor de Modelado de la escuela de Artes y Oficios de Valladolid , durante décadas y Catedrático en la escuela de Comercio de Dibujo Publicitario de dicha ciudad , como también lo fue en La Coruña (profesor de Modelado de la Escuela de Artes) , además de académico de Bellas Artes de la Real Academia de Ntra.Sra. del Rosario de la misma ciudad.Fue un gran profesor y director , impulsor de la rehabilitación de la Escuela de Artes y Oficios de Valladolid , reconstruyéndola , totalmente en su interior , respetando la fachada monumental.Podria enumerar cantidad de títulos , exposiciones , encargos y reconocimientos , pero ahora solo quiero resaltar los bulos y mentiras que escribe este individuo un tal alias Caballero , que se atreve a injuriar y a faltar al respeto a tan prestigioso artista y buena persona que fue.
      Ninguna cofradía de Valladolid encargó obra alguna al escultor Ángel Trapote , por lo que nunca podrían rechazársela para procesionar en la Semana Santa.
      Si es cierto que una cofradía de Logroño , en la década de los 60 , le encargara una talla de la Virgen de la Soledad para procesionar en su Semana Mayor.
      El artista , escultor Ángel Trapote , realizó un boceto que presentó a la directiva de la cofradía y que fue aceptado por unanimidad , por lo que comenzó la obra , percibiendo como anticipo hasta su terminación y entrega una cantidad de pesetas de la época como garantía.
      No es cierto que el encargo fuera una obra "para vestir" ; eso jamás lo hubiera aceptado un artista , escultor imaginero de la Escuela Castellana como era Ángel Trapote , cuyas obras mostraban todo su esplendor en sus tallas de madera policromada.
      A la entrega de la obra , algunos cofrades discreparon sobre ella , pues la veían muy sobria , acostumbrados a que la imagen que procesionaba hasta ese momento era solo cara , manitas y lo demás trapo (terciopelo y bordados en oro o plata).
      Ante esta decepción e informalidad , el artista se volvió con su obra a Valladolid , no como dice este individuo que la regaló a unas monjas. Tampoco trató de venderla a una cofradía de Valladolid ni a nadie. Ésta magnífica talla de la Virgen de la Soledad , que no del Desconsuelo (no sé de donde han sacado ese nombre) ha honrado el precioso salón de su casa hasta su muerte , hace más de veinte años.
      Más tarde , su viuda , mi madre , me la regaló. Como me ausenté de Valladolid aunque voy esporádicamente a mi casa y también mi madre más tarde hizo lo mismo por largas temporadas , decidimos cedérsela al párroco de San Miguel , por entonces Don Jerónimo , amigo de casa , para , en vez de estar sola en un salón , la tuviera custodiada en dicha iglesia monumental , donde fue bautizado el artista hasta que yo la requiriera y por eso se encuentra hoy en un precioso altar rococó a la derecha de la epístola del altar mayor , junto al maravilloso retablo de Gregorio Fernández , donde es venerada por los fieles.
      Como pueden apreciar , no fue regalada ni vendida a nadie. Por el momento la Virgen de la Soledad del insigne escultor vallisoletano Ángel Trapote Mateo es mía. Esto se lo dice la persona más cercana al artista:Su hija

      Eliminar