jueves, 13 de diciembre de 2012

EL MUSEO DE LA UNIVERSIDAD DE VALLADOLID (M.U.V.A). Colección artística


Hace no mucho acudí, en una visita organizada por la Real Academia de Bellas Artes, a ver el Museo de la Universidad, y me sorprendió ver la variedad y calidad de sus fondos. No es el Museo del Prado, ni falta que hace, pero contiene piezas de gran valía. Además de todo ello se pueden visitar los pocos restos que subsisten de la conocida como “Casa de las Conchas”, de las cuales no queda ninguna. También a lo largo del Museo se pueden ir viendo gigantescas fotos antiguas de la desaparecida Universidad. A continuación os hablo de las piezas que a mí más me han gustado, no he colocado todas pero si una selección de ellas.
Vista de una sala del Museo


LA ENTRADA DE JESÚS EN JERUSALÉN (Claudio Coello, h. 1660)
Quizás sea la obra más importante del museo. Se trata de un óleo del gran pintor madrileño Claudio Coello, siendo asimismo una de las más tempranas. Está firmado en el ángulo inferior izquierdo: “Claudio fa.”. Nada se sabe de la historia de esta pintura. Por el pequeño tamaño se ha pensado que pudiera ser un boceto para otro lienzo mayor. Sin embargo, pintura tan concluida no ha de ser boceto sino obra en sí misma, seguramente para devoción privada o quizás para banco de retablo.
El lienzo representa el episodio en que Jesús, sentado en la pollina, avanza bendiciendo; un joven extiende el manto a su paso, gentes le acompañan con ramos y palmeras. A la derecha se destacan dos figuras de apóstoles que han de ser por su aspecto San Juan y San Pedro. No existe ninguna otra obra de Coello que represente este asunto. En el cuadro ya son reconocibles muchas características que serán constantes en su producción y se afianzan con el tiempo. Así su gusto por las figuras sólidas, de modelado redondeado y perfil cerrado casi escultórico. Véase, por ejemplo, la figura de San Juan, o el modo de presentar las telas de las vestiduras, con pliegues muy acusados de perfil curvilíneo.


ALTAR PORTÁTIL (Primer cuarto del siglo XVI)
El altar portátil, decorado con pinturas sobre tabla, anteriormente ocupó la antesala del Rectorado y la capilla del Colegio de Santa Cruz. A los lados lleva dos columnas lisas y marco de labor recortada con ornamentación de volutas, labor típica del primer cuarto del siglo XVII. El interior, en el cual existía un Crucifijo de madera, lleva el fondo pintado con un paisaje de Jerusalén. Las portezuelas están pintadas tanto en su interior como en el exterior. En la cara interior están las figuras de San Pedro y San Pablo, y en la exterior las de los Evangelistas. Estas últimas son las más interesantes, y se clasifican dentro de la etapa manierista de la segunda mitad del siglo XVI.

RETRATO DE DON DIEGO DEL CASTILLO (Atr. Diego Valentín Díaz, h. 1628)
Este retrato (87 x 78 cm.), atribuido a los pinceles del gran pintor vallisoletano Diego Valentín Díaz, fue donado por, el que fuera catedrático de Historia del Arte en la Universidad de Valladolid, Ángel Apraiz en 1946. Éste lo adquirió en un anticuario de Vitoria. El retrato era de cuerpo entero pero, debido al mal estado de conservación, fue recortado en su parte inferior. En esta parte figuran fragmentos de una inscripción que dice: “(D)on Diego del Castillo (colegial) de S. Cathtico de Escrituras de Vall(adolid) (Can)onigo Magistral de Siguença… I Dias es Z”.
El personaje retratado es Diego del Castillo, colegial de Santa Cruz, Catedrático de Lógica de esta Universidad, Canónigo Magistral de Sigüenza. El fragmento final escondería la firma de Diego Valentín Díaz. Muestra enjuto rostro, con apretado cuello y golilla. Vista la roja beca de colegial, sobre el traje pardo oscuro. Arriba a la derecha, se observa un escudo familiar, con la cruz del Colegio encima. A la izquierda asoma la fachada del Colegio Mayor de Santa Cruz, antes de las reformas del siglo XVIII. Figura también el atrio con los pilares.

RETRATO DEL PADRE FRANCISCO SUÁREZ (Siglo XVII)
El retrato efigia al Padre jesuita Francisco Suarez (159 x 123 cm.), nacido en Granada y muerto en Lisboa (1548-1619). Aparece sentado en su escritorio, dispuesto a escribir. Su mano, con la pluma, se halla junto al libro. Sobre el bonete hay una luz que representa la inspiración divina. Ocupa un sillón frailero, de madera, con asiento y respaldo de cuero negro. La mesa es asimismo de tipo español, con herraje para sujetar las patas. Sobre la mesa hay libros, calavera, tinteros y Crucifijo. Los anaqueles, con libros identificables por los lomos, ambientan el gabinete. Por una ventana se aprecia un paisaje urbano, con una estrella simbólica. En una tarjeta situada en el primer término se hace la identificación. El retrato, depósito del Museo Nacional de Escultura, procederá de uno de los colegios de la Compañía de Jesús en Valladolid, de San Ignacio o San Ambrosio.

RETRATO DEL PADRE FRANCISCO DE YEPES (Atr. Manuel Petí. Finales del siglo XVII)
El retrato del Padre Yepes (98 x 80 cm.) lo efigia sentado en su celda, preparado para escribir, pero mirando al frente para dejar patente su rostro. Lleva antiparras, de aros gruesos, los que enfatizan la mirada. El fondo lo ocupan los anaqueles y un letrero, que dice: “Vera effigies pars. Fratrs. Magistri Antonii de Yepes, abbatis Sancti Benedicti vallisoletani et coronici generalis ordinis Sancti Benedicti”.
Probablemente se trata de un retrato imaginario del fraile benedictino ya que su estilo corresponde con el de Manuel Peti, pintor que trabaja en el último tercio del siglo XVII. Se le representa como escritor y rodeado de su biblioteca. El Padre Yepes nació en Valladolid en 1554. En 1610 fue designado abad del monasterio de San Benito de Valladolid, en cuya ciudad murió en 1618. Es autor de la Crónica General de la Orden de San Benito, la cual seguramente sea la que se representa en este retrato.

RETRATOS DEL REY ALFONSO XII Y LA REINA MARÍA CRISTINA (1875 y 1881)
Ambos retratos fueron realizados por Blas González García-Valladolid (1839-1919). González fue un prolífico pintor, retratista oficial, muy afamado por los retratos de reyes que realizó para los distintos organismos oficiales y corporaciones de la ciudad y de algunos pueblos de la provincia. Asimismo realizó galerías de retratos de académicos, arzobispos y catedráticos, lo que nos indica que fue una de las cimas de la pintura local del siglo XIX. Su estilo denota un carácter un tanto convencional. Usaba fotografías como modelos, aunque a pesar de ello posee una técnica minuciosa y ajustada entonación. Cultivó el tipo de retrato proveniente de la tradición de Vicente López, de esmerada ejecución y brillante colorido.
El retrato de Alfonso XII (113 x 96 cm.) le representa junto a una mesa, sobre la que reposa la corona regia. Se ha descorrido una cortina y al fondo se divisa una columna, símbolo del palacio. La reina aparece coronada, adornada con rico collar de perlas; terminado en colange. Pulseras de perlas luce en los brazos. El traje de raso blanco y tul lo capta perfectamente. Apoya la mano derecha en mesa, junto a un cortinaje de terciopelo rojo. Para justificar el claro colorido, ha abierto una ventana a la derecha, que asoma al jardín del palacio.

ESTANDARTE DE LA TUNA (1902)
El estandarte (238 x 140 cm.) presidía la Tuna universitaria, que como dice el letrero se llamaba “Tuna Escolar Vallisoletana”. Realizado en gouache sobre seda, posee un formato vertical y muestra los colores rojo y gualda de la bandera de España. En el centro se representa el escudo de Valladolid. Con estilo modernista se representan ramilletes de flores, libros y una pandereta. En el centro se representa a una joven elegantemente vestida que se halla prendiendo un ramillete de flores y una cinta en la capa del tuno, que corresponde con una sonrisa. Al fondo se percibe el bullicioso conjunto de la Tuna pasando por la plaza de la Universidad, cuya fachada aparece en último término.


ESCULTURAS DE ÁNGEL DÍAZ
El pintor y escultor madrileño Ángel Díaz Sánchez (1859-1938) es la figura de mayor renombre en el panorama artístico de Valladolid del último tercio del siglo XX. Se formó en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Acudió a Roma pensionado en 1883, de donde volvió en 1889. En 1891 obtuvo por oposición la cátedra de dibujo y modelado de la Escuela de Bellas Artes de Valladolid, en la que desarrolló una gran tarea docente, en los momentos de su auge, bajo la dirección de José Martí y Monsó. Fue nombrado académico numerario de la Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción, de la que llegó a ser presidente. A lo largo de su carrera destacaría como retratista y escultor de graciosos y pintorescos grupos de carácter decorativo. En los últimos años de su vida, mermadas sus facultades como modelador, se dedicaría a la pintura, realizando sobre todo retratos de mujer. En 1912 retornó a Madrid, donde falleció en 1938. Hace algunos años la Universidad adquirió un conjunto de esculturas y pinturas del artista.
Entre las esculturas adquiridas por la Universidad destacan los bustos de Quevedo (52 cms.), Ramón Mesonero Romanos (65 cms.) y el militar Leandro Mariscal (63 cms.); así como el boceto de la fachada de la Estación del Norte y el delicado Jarrón con sátiros.
Los bustos, realizados en yeso patinado de verde, poseen un gran naturalismo. El del escritor Mesonero Romanos fue presentado en la Exposición Nacional de 1895, mereciendo muchos elogios. La peana está constituida por dos libros de la autoría de Mesonero Romanos.
El Jarrón con Sátiros (125 cms.), realizado en yeso barnizado, es un maravilloso ejemplo modernista. Sobre su esbelta forma se desarrolla una escena que se extiende desde la base al cuello. Una ménade y varios amorcillos se burlan de un sátiro, al que amenazan golpear.
El boceto para la Estación del Norte (70 x 85 cms) está realizado en barro cocido. Díaz recibió el encargo de realizar la decoración del frontis de la nueva estación del ferrocarril. La obra escultórica en piedra la comenzó en 1894, por lo que este boceto debe ser un poco anterior. En el centro se dispone el escudo de Valladolid, y a los lados las figuras simbólicas de la Industria (mujer con rueda dentada) y la Agricultura (mujer con cuerno de la abundancia y hoz).

Busto de Francisco Quevedo
Busto de Mesonero Romanos
Busto de Leandro Mariscal
Boceto para la decoración del tímpano de la fachada de la Estación del Norte
Jarrón con sátiros

PINTURAS DE AURELIO GARCÍA LESMES
García Lesmes (1884-1942) es uno de los grandes paisajistas castellanos. Contribuyó como nadie al descubrimiento del paisaje castellano, el cual hasta el momento se negaba. A este descubrimiento también participó la poesía castellana de Antonio Machado. Nació en Valladolid en 1884, su profesor en la Escuela de Artes y Oficios fue el afamado Luciano Sánchez Santarén. Posteriormente marchó a Madrid, con beca de la Diputación Provincial, formándose en el paisaje bajo la dirección de Antonio Muñoz Degrain. García Lesmes es considerado como uno de los mejores paisajistas españoles de su tiempo, motivo por el cual ganaría segunda y primera medalla en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes de 1922 y 1926, respectivamente. Realizó exposiciones en multitud de ciudades de Europa y Estados Unidos. Gran parte de su vida la dedicó a pintar al aire libre los campos de los alrededores de Valladolid, interpretándolos siempre con matizada luminosidad y una moderna factura postimpresionista. Fue profesor de dibujo del Instituto Núñez de Arce, y en 1934 se le designó como Académico de la Real Academia de la Purísima Concepción de Valladolid. En 1939 emigra a México, debido a la victoria fascista en la Guerra Civil.
En el Museo podemos observar tres óleos suyos: Eras de Zaratán (53 x 72 cm.), Alrededores de Valladolid (54 x 73 cm.) y Paisaje veraniego (59 x 69 cm.). En éste último García Lesmes marcha a pintar al campo, en plena llanura, con los cerros al fondo. La formación en el impresionismo le inclina a buscar las estaciones. Del verano ha captado los dorados campos de trigo, en el momento de la siega. Pero huye de la anécdota y la máquina arrastrada por la mula no es sino el instrumento para trazar rectas en el campo. Pues en el paisaje de García Lesmes no hay curvas.
Eras de Zaratán
Alrededores de Valladolid
Paisaje veraniego
A lo largo del Museo podemos ver otras muchas pinturas y esculturas que merecen la pena (especialmente, para mi gusto, un curioso “retrato” de Cristóbal Colón), por lo que espero que no dejéis de visitarlo. Aquí os dejo alguna foto más para terminar de convenceros.
El Museo lo podeis encontrar en la Plaza de Santa Cruz, en el edificio Rector Tejerina, es decir, justo enfrente del Colegio de Santa Cruz.
León con el escudo de la Universidad de Valladolid (siglo XX)
Mujer atleta (Pedro Monje, 1999)
Casa en la orilla (Manuel Sierra, 1997)
Sicalíptica (Jesús Trapote, 2006)
Colón viento planetario (Francisco Barón, 1992)
Una de las fotos que podemos ver en el Museo. Vista de la Plaza de Santa Cruz
Restos del patio de la denominada "Casa de las Conchas"

BIBLIOGRAFÍA
  • BRASAS EGIDO, José Carlos: “Pinturas y esculturas” en Historia de la Universidad de Valladolid, tomo II, Universidad de Valladolid, Valladolid, 1989, pp. 775-783
  • MARTÍN GONZÁLEZ, Juan José: La colección artística de la Universidad de Valladolid, Universidad de Valladolid, Valladolid, 1994
  • REDONDO CANTERA, María José (coord.): Tradición y futuro. La Universidad de Valladolid a través de nuevo siglos, Universidad de Valladolid, Valladolid, 2002
  • SULLIVAN,  Edward J.: Claudio Coello y la pintura barroca madrileña, Nerea, Madrid, 1989
  • URREA, Jesús: El retrato en la pintura vallisoletana del siglo XVII, Caja de Ahorros Popular de Valladolid, Valladolid, 1983

2 comentarios:

  1. Un reto.
    García Lesmes fue quizás uno de los 3 mejores pintores vallisoletanos del siglo XX (de la primera mitad). Pintor bastante desconocido en la ciudad a pesar de haber sido Medalla en la Exposiciones Nacionales de Pintura, a causa de su filiación política y su muerte en Mexico. Hay poco escrito sobre él; a parte del "Estudio" publicado por Mª Teresa Ortega Coca cuando la expo del BB en 1981 y ampliado en "Vallisoletanos, semblanzas biográficas" y "Un paisajista sincero" de Jesús Mª Parrado del Olmo. ¡Intenta conseguir el máximo de reproducciones de cuadros! (y añade biografía)
    Enhorabuena por el blog, es muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Tu blog también es maravilloso y está muy currado.
      Acepto el reto. A partir de ahora me pongo a mirar a ver que encuentro sobre García Lesmes y en no mucho tiempo, después de publicar las entradas que tengo ya redactadas y preparadas, realizaré la dedicada a Aurelio García Lesmes.
      Muchas gracias por el reto, si tienes alguna sugerencia sobre algún tema más puedes escribir cuando quieras. Un saludo!!

      Eliminar