domingo, 7 de julio de 2013

EL LEGADO ARTÍSTICO DEL CONVENTO DE SAN FRANCISCO II: "La bajada al limbo", un cuadro del círculo de El Bosco


Entre las miles de obras de arte que poseyó el siempre recordado Convento de San Francisco de Valladolid se encuentra una muy peculiar. Se trata de un pequeño óleo  sobre tabla (64 x 80 cms.) que representa la Bajada de Jesús al limbo (entre 1520 y 1575) y que se atribuye a un seguidor de Hieronymus Bosch (El Bosco).
El pasaje de “la bajada al limbo” cobró auge entre los siglos XIII y XIV, cuando la presión de la devoción popular sobre la cultura es más viva. Así, la Leyenda Dorada de Santiago de la Vorágine recoge en 1260 un sermón de San Agustín que parece inspirar esta pintura: “Cuando Cristo llegó a los últimos confines de las tinieblas como espléndido y terrible conquistador, las impías e infernales legiones poseías de espanto, comenzaron a cavilar preguntándose: ¿De dónde procede este visitante tan poderoso, tan resplandeciente, tan noble y tan temible? ¿Quién es éste que, con tanta arrogancia, ha entrado en nuestros dominios y se mueve por ellos, no ya sin mostrar miedo a nuestros suplicios, sino atreviéndose incluso a soltar las ligaduras de los que aquí tenemos cautivos”.
La tabla, conservada en el Museo Nacional de Escultura, al cual llegaría del Convento de San Francisco tras la Desamortización, manifiesta una evidente influencia bosquiana. Y precisamente si algo caracteriza la obra de El Bosco es el cortejo de marginados que pueblan sus escenarios: mendigos, criminales, tullidos, mutilados, prostitutas, sepultureros, limpiadores de letrinas, estudiantes errantes, locos, brujas, salvajes, judíos, moriscos, labriegos, prisioneros, leprosos, apestados, bastardos e indefensos en general, como niños, viejos y viudas. Todo un “muestrario de la exclusión” que inspiraba terror y fascinación en su época, por cuanto se apartaba del orden establecido por Dios.
Se sabe que en Flandes surgieron artistas que prosiguieron la estela del Bosco, como Jan Mandyn y su alumno Gillis Mostaert, de quienes se conservan versiones similares a ésta, por ejemplo, en el Museo Nacional de  San Carlos de México, en el Worcester Art Museum, o en la Kunsthalle de Hamburgo. Hay que añadir además la aparición de otras dos tablas atribuidas al círculo de Mandyn, recientemente subastadas en Inglaterra.

MANDYN, Jan: Bajada de Cristo al Limbo
MANDYN, Jan: Bajada de Cristo al Limbo
MOSTAERT, Gillis: Bajada de Cristo al Limbo.
Todas ellas –como la documentada por Elisa Bermejo en una colección particular de Rueda (Valladolid)–, serían copias de una obra original del Bosco, situada por Jan Karel Steppe en el círculo de Juan Manuel, personaje relacionado con Felipe el Hermoso. Sin embargo, no hay rastro ni de aquella ni de la inventariada entre las obras entregadas por Felipe II al Monasterio de El Escorial, la cual se citaba como “una Baxada de Christo Nuestro Señor al Limbo, de mano de Gerónimo Bosqui”.
Copia de El Bosco (Colección particular, Rueda). Bajada de Cristo al Limbo
BIBLIOGRAFÍA
  • ALARIO TRIGUEROS, Teresa (comisaria): Figuras de la exclusión, Museo Nacional de Escultura y Museo Patio Herreriano, Valladolid, 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada