domingo, 3 de mayo de 2015

EL RELIEVE DE "LA ANUNCIACIÓN" DE ESTEBAN JORDÁN EN LA IGLESIA DE SAN ILDEFONSO


En la iglesia de San Ildefonso se conserva un altorrelieve de Esteban Jordán que representa la Anunciación (164 cms. de ancho). No sabemos si es una pieza independiente o bien formó parte de un retablo. Agapito y Revilla piensa que habiendo dejado expresado Jordán en su testamento, hecho a 4 de junio del año 1597, que se colocara un retablo de la Salutación, que ya tenía labrado, junto a su sepultura, pudiera ser éste el indicado por el escultor. Para aceptar esto, preciso es suponer que al retablo se le ha suprimido el marco de ensambladura.
Refiere el propio Agapito y Revilla que el relieve fue colocado en 1844, al trasladarse el mobiliario de la antigua parroquia de San Ildefonso a la iglesia de las Agustinas Recoletas, que en tal fecha se convertía en parroquia de aquella advocación. Y posteriormente a la nueva iglesia de San Ildefonso, aborto abominable de la arquitectura del siglo XX, de esas a las que nos tiene acostumbrados Valladolid. Y como imagina dicho autor que Jordán fue sepultado en la parroquia de San Ildefonso, es más fácil suponer que el retablo que tratamos sea el referido por Jordán en su testamento. También se sabe que Pedro de Oña y su mujer Isabel Jordán tuvieron enterramiento en dicha antigua parroquia, en el altar de la Encarnación, el cual estará presidido por un retablo de tal misterio, acaso el mismo señalado por Jordán al ordenar su testamento.

El relieve se encierra por un marco de arquitectura compuesto por columnas corintias con tercio de talla y fuste liso, iguales a las del retablo de la Victoria, incluso en la pintura. La acción se desarrolla en un interior, en la habitación de la Virgen. Hay dos partes diferenciadas: la inferior, con el arcángel Gabriel y la Virgen; y la superior, con el Padre Eterno sujetando una bola del mundo, rodeado de nubes. El arcángel se sitúa al lado izquierdo, de pie; mientras que la Virgen está al lado derecho, arrodillada. Entre ambos un jarrón de azucenas, símbolo de la pureza y virginidad de María.

La composición de la escena es idéntica a la que presenta uno de los relieves del trascoro de la catedral de León, sólo que en el Ángel se halla en pie en el relieve de Valladolid. Los brazos gruesos, musculosos, enteramente descubierto, son normales en Jordán. La Virgen presente el mismo tocado y peinado que en el relieve del banco del retablo de Alaejos. La policromía es mate y de colores planos, sin acusar sombreado, del mismo tipo que la del retablo de la Victoria. Tan sólo el Ángel lleva en su vestido unas flores naturalistas, hechas a punta de pincel. Esta obra admite comparación, aunque la composición varíe un poco, con la Anunciación del retablo de la Merced, que hiciera Pedro de la Cuadra entre 1599-1600 (Museo Nacional Colegio de San Gregorio).

BIBLIOGRAFÍA
  • MARTÍN GONZÁLEZ, Juan José y URREA FERNÁNDEZ, Jesús: Catálogo Monumental de la provincia de Valladolid. Tomo XIV. Monumentos religiosos de la ciudad de Valladolid (1ª parte), Institución Cultural Simancas, Valladolid, 1985.
  • MARTÍN GONZÁLEZ, Juan José: Esteban Jordán, Sever Cuesta, Valladolid, 1952.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada