miércoles, 23 de abril de 2014

ESCULTORES VALLISOLETANOS OLVIDADOS: Ignacio Gallo y Ros (1887-d.1956)


Ignacio Gallo Ros nació en Valladolid el 28 de mayo de 1887, siendo bautizado en la iglesia parroquial de San Andrés el día 8 de junio de ese mismo año. Sus padres fueron Melquiades Gallo y Josefa Ros, naturales de San Millán de los Juarros (Burgos) y Manresa (Barcelona), respectivamente.
En el curso 1902-1903 se encontraba matriculado en las clases superiores de la Escuela de Artes y Oficios Artísticos, figurando como tallista de profesión y mereciendo aquel año premio de segunda clase y el siguiente recompensa especial de las Corporaciones Provincial y Municipal. Su primer maestro fue el escultor Ángel Díaz, a quien él estuvo siempre reconocido, aunque también fue discípulo de Luciano Sánchez Santarén.

Ignacio Gallo en su estudio de París
En 1906 consta que el diputado don José Muro había adquirido un boceto a nuestro joven escultor, titulado “Ya sale el grillo”. Los periódicos se refieren a Gallo como “casi un niño, que cultiva el arte con los alientos de un maestro”. Asimismo describen la obra de la siguiente manera: “Dos rapazuelos abandonan la escuela y se distraen en el campo cazando grillos. De tan trivial asunto ha sabido sacar tanto partido el artista, que hace interesante y admirable su obra”. 

Sería en ese mismo año cuando, decidiendo progresar en sus estudios artísticos,  marcha a estudiar a la Escuela de San Fernando de Madrid, donde será alumno, al menos en los cursos 1906 y 1907, de Muñoz Degrain y Alejo Vera.

Busto de jóven (boceto)
Plegaria (boceto)
En el mes de noviembre de 1907 se celebró en Valladolid un homenaje al insigne poeta Emilio Ferrari. Para aquella velada que “comenzó a las siete de la tarde poniéndose en escena el drama de Ferrari titulado “La justicia del acaso”, hábilmente representado por todos los que en él tomaron parte”, Gallo había esculpido “el busto del insigne vate” que estaba situado en el escenario, sobre un pedestal donde se leía: “Valladolid a Ferrari”. Este mismo busto fue donado el 16 de enero de 1908 a Ayuntamiento de Valladolid: “El que suscribe Ignacio Gallo y Ros natural de esta capital de 19 años de edad y habitante en esta: solicito de esa digna corporación que le acepte el busto retrato del ilustre poeta vallisoletana D. Emilio Ferrari conmemorativo del homenaje celebrado en el teatro de Calderón de la arca y que estuvo expuesto en la escena aquella memorable tarde”. Asimismo solicitaba a la Corporación Municipal que como tenía previsto “continuar sus estudios de escultura en el extranjero por haber terminado en Madrid y encontrándose sin medios económicos para emprender dicho viaje solicita en recompensa del busto una gratificación que empleará en su soñado plan de poder llevar a fin sus aspiraciones de artista”. El Ayuntamiento, claramente agradecido al joven artista, “teniendo en cuenta que se trata de un artista joven hijo de esta población, que ha demostrado su aplicación y aprovechamiento, porpie a V. E., que como recompensa por el trabajo realizado, se le conceda una gratificación de quinientas pesetas”.
En 1910 le encontramos participando, junto al también escultor Tomás Arguello, en el concurso convocado por el Ayuntamiento como aspirante a la beca que se había dotado para estudiar en el extranjero. Ambos compartieron el premio al declarar el jurado igualdad de méritos en los bustos de María de Molina modelados por ambos.

La reina Doña María de Molina (1912)
El viernes 1 de noviembre de 1912 figura en los periódicos que acababa de emprender un nuevo viaje a París, en esta ocasión acompañado del violinista vallisoletano Julián Jiménez. Ese mismo año se presenta por vez primera en el “Salón” de París, exponiendo su obra Apóstol. Ese mismo año también concursó en la importante Exposición Regional de Valladolid, exhibiendo cinco obras: Hacia la vida (obtuvo el primer premio), Cabeza de estudio, Dª María de Molina, un Busto del pintor Eduardo García Benito y un Retrato del violinista vallisoletano Julián Jiménez (su obra más conocida)–. La circunstancia de que el pintor Benito presentara en aquella misma exposición un retrato del mismo violinista hace pensar que los tres artistas se encontraban unidos.
Apóstol (boceto)
El violinista Julián Jiménez (1912)
En París se integró en un pequeño grupo de amigos vallisoletanos: el violinista Julián Jiménez, el pintor Eduardo García Benito y el escultor Mariano Alonso Izquierdo. Desconocemos su trayectoria posterior aunque hay noticias de que murió en París. Aún vivía en 1942, fecha en la que realiza una placa en homenaje a Antonia Mercé “La Argentina” (85 x 50 cm.).
Placa homenaje a Antonia Merce "La Argentina" (1942)
Desconocemos la trayectoria posterior del escultor y su fecha de fallecimiento. En los últimos tiempos he encontrado numerosas esculturas Art Decó y ciertos datos que me inclinan a pensar que trabajó en París durante bastante tiempo fabricando estas pequeñas “delicatessen”, trabajo en el que llegaría a alcanzar cierto renombre. Los datos concretos es que trabajó entre 1910-1935 en la capital del Sena, siendo especialista en la fabricación de estatuas de bañistas, bailarines, desnudos y diosas paganas. Su principal fundición fue la de Marcel Guillemar.
Cazador con perro
Una mujer con galgo
Danzarina
Diana danzante
Desnuda saltando la cuerda
Amigos
Cabeza de Niña riendo
Mujer desnuda con perro
La última noticia que poseemos del escultor vallisoletano nos le sitúa en Paris el 16 de enero de 1956. Ese día informan los periódicos que se estaba celebrando en París una Exposición Internacional de pintura con motivo del 350 aniversario de la publicación del Quijote, muestra para la que nuestro escultor había realizado la medalla conmemorativa de la misma, en la cual figuraba el perfil de Cervantes.

Si tuvierais conocimiento de alguna otra obra u dato de este interesantísimo escultor os agradecería me lo hicieras saber.


BIBLIOGRAFÍA
  • BRASAS EGIDO, José  Carlos y URREA, Jesús: Pintura y escultura en Valladolid en el siglo XX (1900-1936), Ateneo de Valladolid, Valladolid, 1988.
  • URREA, Jesús: La escultura en Valladolid (1850-1936), Caja de Ahorros Popular de Valladolid, Valladolid, 1984.
  • URREA, Jesús: Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción: pinturas y esculturas, Diputación Provincial de Valladolid, Valladolid 1998.

2 comentarios:

  1. Estuvo casado con una mujer de Lekeitio, Bizkaia, Juan Arrasate Urquiaga. Sabemos que, en 1918, se encontraba en Lekeitio pues solicitó un pasaporte para regresar a París.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tan interesante información. A ver si con ello se puede ir rescatando su biografía.

      Eliminar